Por su versatilidad, el alambre de púas tiene diversas aplicaciones tanto en el ámbito urbano como rural.

Este material sirve como alambradas en casas habitación, fincas y zonas industriales, también puede reforzar cercos para el resguardo de animales.

Existen diversos tipos de alambre de púas:

Galvanizado: es el más comercializado por su resistencia contra la corrosión.

Plastificado verde: es la alternativa más estética. Posee un acabado plástico que evita la corrosión y la oxidación. Es un poco más costoso que el galvanizado, pero ofrece una mayor durabilidad y resistencia.

Concertina: es un alambre de cuchillas que cubre y excede las necesidades de un alambre de púas. Ofrece una protección reforzada, pero se debe tener especial cuidado al manipularlo. Muchas veces es usado como refuerzo a una instalación de alambre de púas convencional.

Artículo creado con información de blog.deacero.com.